Bienvenidos a Seguros Pepín

Nuestro compromiso es ser la mejor aseguradora de la República Dominicana, por lo que le invitamos a conocer nuestro portal, con toda la gama de productos y servicios especialmente diseñados para usted.

 

Pólizas de diseño con mucho riesgo

Todo, por raro que sea, tiene un precio y se puede asegurar, siempre y cuando se esté dispuesto a pagar la prima de riesgo. La decisión de la cantante estadounidense Taylor Swift de asegurar sus famosas piernas en 40 millones de dólares (unos 37 millones de euros) ha puesto de actualidad los seguros peculiares y menos conocidos.


“Son las pólizas más caras, las de mayor riesgo, pero también las que más beneficios dejan a las aseguradoras”, reconocen fuentes del sector. Seguros a la carta y a medida del cliente –particulares y empresas– y sus necesidades. Son también los seguros más desconocidos y los más secretos.

Manejan información sensible y no solo porque tasan el palmito de las celebrities, sino porque a veces dependen de los caprichos del cambio climático, de los riesgos políticos ante cualquier primavera insurgente o de la buena conducta de la estrella elegida para hacer marca –o arrasar con ella por un polvo blanco–. El caso más famoso, el del vídeo de la modelo Kate Moss, pillada in fraganti esnifando cocaína.

¿Y qué tienen en común este tipo de pólizas? “Su especificidad no radica tanto en la rareza del producto a asegurar sino en que es un mercado limitado, con muchas dificultades en la colocación y riesgo”, afirman fuentes de Marsh, el mayor bróker de seguros del mundo.

Las compañías se la juegan. Este tipo de seguros a menudo “resuelve un perjuicio económico, a persona o empresas, por un daño sobrevenido y previsto en el contrato”, explica Pedro Muñoz, especialista en seguros de contingencias de Aon, otro de los líderes del sector.

La prima de riesgo de este tipo de pólizas oscila entre el 1% y el 3% del capital asegurado, y en casos muy excepcionales puede llegar al 10%. No es un mal negocio. Marsh lidera el sector en el mundo con una facturación de 13.000 millones de euros. “Este es un mercado que fluctúa en función del riesgo y tiene mucho que ver con las apuestas”, añade Muñoz.

Marsh, Aon, Lloyd y Willis son los líderes internacionales en cubrir riesgos especiales. Las aseguradoras tradicionales, en especial en el mercado español, son más conservadoras.

Se asegura todo, incluyendo partes anatómicas –herramienta de trabajo– de modelos, cantantes, sopranos, tenores y deportistas. En este último caso, muchas de las pólizas están ligadas al rendimiento, la reputación y los contratos de publicidad de los atletas.

Iker Casillas, Fernando Alonso y Rafa Nadal cotizan a la baja, mientras que los Márquez, Pedrosa o Lorenzo suben. Menos conocidos son los seguros que protegen el olfato de sumilleres y perfumistas o las manos de pianistas y cirujanos plásticos.

La industria del seguro es muy dinámica y “dado que este cubre prácticamente todas las actividades industriales y económicas, el sector asegurador y, en concreto, los brókeres, no dejan de investigar cuáles son las nuevas necesidades y los nuevos riesgos para intentar minimizarlos transfiriéndolos al mercado, concluye el portavoz de Marsh.

Riesgos políticos. Básicamente cubre daños causados por confiscación de bienes, nacionalización de empresas o estados de guerra. Venezuela, Bolivia, países del África subsahariana, Ucrania y el transporte marítimo por aguas del Índico son zonas de alto riesgo actualmente.

Cancelación de eventos. En la mayoría de los grandes conciertos, tanto el grupo como los diferentes artistas, promotores, patrocinadores, televisiones y organizadores buscan protegerse ante los riesgos que les afectan. En general se aseguran tres posibles causas de cancelación: por climatología, incomparecencia del artista o causas generales y causas de fuerza mayor. Hay artistas y cantantes que se consideran de alto riesgo por su elevado historial de cancelaciones.

Hoyo en uno. En golf, el hole in one se emplea cuando la bola entra en el hoyo al primer golpe. Las probabilidades de que esto ocurra son escasas y más entre aficionados. Es un seguro de contingencia que se suscribe para el premio en cuestión, aunque se pueden hacer pólizas que engloben un torneo completo. Se emite siempre antes de que comience el campeonato y se activa cuando hay un siniestro, es decir, cuando un participante hace un hoyo en uno y gana el premio.

Defective title. Es una peculiar cobertura en el mercado del arte y los bienes de lujo y cubre los casos en los que el vendedor resulta no ser el legítimo propietario del cuadro. La aseguradora reembolsa los costes del litigio, así como la pérdida patrimonial que sufriría el comprador en el caso de que tuviera que devolver la obra a su legítimo dueño.

Retirada de producto. En un momento en el que las empresas distribuyen sus productos a multitud de lugares al mismo tiempo y en el que la cultura de la reclamación está cada vez más extendida entre los consumidores, la cobertura de retirada de producto está en auge. ¿Qué cubre? Entre otros, el reembolso de los gastos para retirar el producto del mercado, publicidad para advertir a los consumidores y usuarios, gastos para determinar y localizar los productos defectuosos o nocivos para la salud o el transporte necesario para retirar el producto, incluso si se distribuyó en distintos puntos del globo.

Ciberriesgos. La dependencia de Internet para realizar tareas esenciales y la expansión masiva de dispositivos conectados hacen que el riesgo de sufrir un fallo sistémico sea elevado. Por ello se recomienda que gobiernos, empresas e instituciones trabajen en la elaboración de estrategias adecuadas para mejorar su respuesta e intentar así minimizar los posibles. Desde el sector asegurador se están desarrollando soluciones para ayudar a las organizaciones a entender y gestionar los riesgos que pueden afectar de forma negativa a su negocio y a sus sistemas.

Pigmalión del siglo XXI

Los seguros para profesionales sanitarios, en general, y cirujanos plásticos, en particular, no dejan de crecer. El presidente de A.M.A. Seguros, Diego Murillo, ginecólogo, destaca que este “es un producto crucial para los médicos y otros profesionales sanitarios. El seguro obligatorio que les cubre ante posibles negligencias o casos de mala praxis, en los que la clave son las coberturas”, y advierte de que “hay que tener muchísimo cuidado con las ofertas agresivas de captación”.

Desde comienzos de año, A.M.A. ha actualizado toda su gama de pólizas de responsabilidad civil profesional. Se han incluido nuevas coberturas para los distintos profesionales sanitarios a fin de mantener la mejor oferta para sus más de 300.000 asegurados en este ramo.

Esta nueva oferta incluye asesoramiento jurídico en calidad de testigo y para la elaboración de informes y dictámenes, cobertura por la elaboración de informes periciales, cobertura sobre protección de datos o cobertura por daño estético, así como los daños a terceros sobre los inmuebles arrendados para el desempeño profesional. Fuente: Cinco Días