Cambio climático: las empresas ya han enfrentado desastres naturales pero “dos cosas han cambiado”

feb. 28

Escrito por:
28/02/2019 10:47  RssIcon

La realidad es que las significativas regulaciones ambientales globales no se ven en ninguna parte del horizonte.

Los CEO que se preocupan por el cambio climático (y hoy en día muchos dicen que lo hacen) a menudo resaltan que la sede central de sus compañías cuenta con paneles solares y otros esfuerzos para reducir su huella de carbono. La semana pasada, el fabricante de automóviles Volkswagen dijo a sus 40,000 proveedores que redujeran sus emisiones o estaría en riesgo la provisión de sus servicios.
 
Mientras tanto, muchos inversores dicen que están preocupados de que se les cargue con participaciones sin valor en centrales eléctricas de carbón si los impuestos al carbono eventualmente disminuyen. Sin embargo, la realidad es que las significativas regulaciones ambientales globales no se ven en ninguna parte del horizonte.
 
Por lo tanto, el riesgo de un cambio climático severo está aumentando, lo que representa una amenaza para muchas empresas. La mayoría permanece ciega a esto, a menudo voluntariamente. Deben empezar a preocuparse por ellas, destacó The Economist.
 
La naturaleza que interrumpe las cadenas de suministro no es nada nuevo. Las empresas han hecho frente a inundaciones, sequías y tormentas desde mucho antes de que las sociedades anónimas se volvieran populares en el siglo XIX. Pero dos cosas han cambiado.
 
Primero, las cadenas de suministro se han vuelto complejas y globales. Mientras los enlaces se han multiplicado, también lo han los puntos de posible falla. Muchos están ubicados en los trópicos, más propensos a los extremos
climáticos que el clima templado del Oeste. En segundo lugar, el calentamiento global está alimentando más extremos de este tipo en todas partes.
 
En el 2017, Houston experimentó su tercera “inundación de 500 años” en menos de cuatro décadas, California sufrió cinco de sus 20 peores incendios forestales y partes del subcontinente indio estuvieron bajo el agua durante días después de épicas lluvias monzónicas. Ese año las aseguradoras pagaron una suma de US$ 135,000 millones en compensaciones. Otros US$ 195,000 millones en pérdidas estimadas no estaban asegurados.
 
Las plantas de energía a menudo funcionan con lentitud porque el agua del río que utilizan para enfriarse es demasiado caliente. El año pasado, el tráfico comercial a lo largo del Rin, la vía fluvial más transitada del mundo, encalló cuando las lluvias no pudieron reponer sus fuentes. Los gerentes de riesgo corporativo recién han empezado a entender las enredadas cadenas de suministro.
 
Vale destacar que aunque las calificadoras de crédito y las aseguradoras están evaluando el riesgo climático, las primas y el crédito de las empresas apenas se han encarecido. Fuente: Diario Financiero
 

Etiquetas:
Categorias:
Location: Blogs Parent Separator pba

Su Nombre:
Su Sitio Web:
Titulo:
Comentario:
Comentar   Cancel